Inspiración especial novias: ¿cómo elegir el ramo?

El ramo es, posiblemente, el accesorio más importante del look de la novia, después del vestido (y el velo, si lo lleva), y las alianzas. Por eso, vale la pena dedicarle un poco de tiempo a pensar cuál es el más adecuado. Sin embargo, entre la amplísima variedad de opciones que hay en el mercado es fácil perderse, sobre todo si no tienes claro el estilo, las flores, o, al menos, el tono que quieres que predomine en tu ramo de novia. Te proponemos distintas opciones.

Ante todo… ¡armonía!

Las flores, no solo las del ramo de la novia sino las de la celebración, son uno de los detalles que más personalidad y carácter dan a una boda. Por eso, y porque nos encanta mimar al máximo los detalles, desde Palacio de Galápagos recomendamos que las flores del ramo de la novia y las que decoren la iglesia, el lugar de la celebración y el banquete, estén en armonía. No es necesario que los centros de las mesas y el ramo de la novia sean exactos, ni mucho menos, pero sí es recomendable que guarden una estética, tanto a nivel de forma como de color, similar y que no choque.

Flores: ¿frescas o preservadas?

Cada vez son más las novias que optan por las flores preservadas, flores naturales que, gracias a una técnica de conservación, se mantienen perfectas e intactas, sin marchitarse, para siempre, sin necesidad de ponerlas en agua. Un ramo realizado con flores preservadas es una opción perfecta para aquellas novias que no tienen intención de lanzar el ramo, y que quieren conservarlo como recuerdo. Puede convertirse, incluso, en un recuerdo familiar que pueda pasar de una generación a otra. Y también puedes encargar, a juego con el ramo, el aderezo floral del novio en las mismas flores preservadas que el ramo.

¿Todo al blanco, o a todo color?

Aunque el blanco es el tono más clásico, hoy en día no es nada extraño que la novia se decante por un colorido ramo, que aporte a su look un toque diferente. Desde las clásicas rosas rojas, símbolos universales del amor, a las espectaculares hortensias rosas, violetas o azules, pasando por los ramos de inspiración silvestre, con flores multicolor. Elige las flores con las que te sientas más identificada, o bien, aquellas que te gusten especialmente o te transmitan algo.

Tamaño: ¿mini o maxi?

Si nos fijamos en las pasarelas nupciales para la próxima temporada, veremos que en cuestión de ramo conviven varias tendencias, todas ellas válidas: lo importante es que la novia se sienta identificada y feliz con su ramo. Por un lado están los mini bouquets, cómodos de llevar, coquetos y que no restan protagonismo alguno al vestido. En el término medio, los ramos tradicionales, con una envergadura media (siempre, que se pueda sujetar cómodamente con una sola mano). Y en el otro extremo, están los maxi ramos, entre los que destacan los ramos en cascada, en los que las flores están colocadas con una disposición vertical en cascada, como su nombre indica). El único contra de estos ramos es que pueden resultar algo incómodos y poco prácticos, puesto que la novia no puede sujetarlos ni posarlos fácilmente.

Deja un comentario