Damas de honor

Pros y contras de tener damas de honor en tu boda

Amigas, primas, hermanas… Sabemos que algunas de ellas serán muy importantes en el día de tu boda.

Es posible que por ese motivo, te estés planteando la posibilidad de darles un papel importante en ese día tan especial, como por ejemplo… ¡Qué sean tus damas de honor!

Las damas de honor son una tendencia que desde hace algunos años se ha extendido en España.

Por ese motivo, aprovechamos la ocasión para explicarte algunas consideraciones, para que puedas decidir con criterio si quieres o no sumarte a esta moda.

¿Qué ventajas tiene tener damas de honor?

Te sentirás acompañada en los preparativos y durante la celebración

Nada mejor que las personas más especiales para ayudarte a elegir el vestido, repartir los obsequios, dar pétalos o arroz a los invitados para recibirte a ti y a tu pareja tras la ceremonia, ayudar con los centros de las mesas, echar una mano con las invitaciones y todas aquellas tareas en las que necesites ayuda relativas a tu boda.

Serán las encargadas de organizar tu despedida

A veces, organizar una despedida de soltera se convierte en un jaleo, pero esta tarea es menos tediosa cuando hay damas de honor.

Porque conocen bien a la novia y también sus gustos, de forma que pueden organizarle una despedida que le encante y además elegir una fecha que le venga bien a todas ellas y contar con las personas más importantes para que no falten.

Así, la novia disfrutará con una despedida a medida y las damas de honor comunicarán la fecha y el plan al resto de amigas y compañeras para que se animen a participar también.

Bonitos recuerdos y… ¡unas fotografías preciosas!

Estaréis todas juntas en día irrepetible, seguro que será un recuerdo que no olvidaréis jamás.

Guapas, felices, vestidas de fiesta en uno de los días más importantes de tu vida… ¿Quién no quiere guardar recuerdos así?

Además, detalles característicos de las damas de honor como los bouquets de flores a juego con el ramo de la novia o los trajes a juego de las damas, hacen que las fotografías tengan una armonía y un encanto especial.

Estarán muy cerca de ti durante la ceremonia… ¡situadas en un lugar preferente!

Si la boda es por la iglesia, durante la ceremonia se colocarán juntas en la segunda banca que estará reservada para ellas. En cambio, si la boda es civil, permanecerán al lado de los novios pero de pie.

Existen algunas desventajas para las damas de honor, pero… ¡te ayudamos a solucionarlas!

Los vestidos de las damas de honor… ¿Suponen un quebradero de cabeza para ellas?

Cada cuerpo será diferente y lo más probable es que los gustos también lo sean.

A veces, las damas de honor tienen complicaciones a la hora de ponerse de acuerdo para elegir los vestidos.

Para que ellas se sientan más a gusto y favorecidas, será mejor que las dejes elegir con libertad entre diferentes vestidos del mismo estilo del mismo color, e incluso dejarles que combinen el mismo vestido en diferentes tonos.

Es importantísimo que ellas no se sientan disfrazadas, pero que respeten las características de los vestidos de damas de honor.

También tendrán que elegir el color zapatos y accesorios, y de esta forma conseguir un estilismo grupal armónico.

Un gasto mayor… ¡respecto al de una invitada normal!

No hay duda de que ser dama de honor supone un gasto extra para las elegidas: el vestido, los zapatos y accesorios, correrán por cuenta de su propio bolsillo.

Eso significa, que no podrán aprovechar vestidos que hayan utilizado en otras celebraciones, el estilismo tendrá que adaptarse por completo al de todo el grupo de damas de honor.

Si crees que alguna de las elegidas podría renunciar por no poder asumir el gasto porque le supondrá un esfuerzo demasiado grande, puedes hablar con ella de forma privada y proponerle ayudarla con los gastos e incluso regalarle el vestido.

No te olvides de decirle lo importante que es para ti que esté en ese día, ayudarla a que participe como dama de honor será un gesto de amistad que no olvidará, ¡para eso están las amigas!

Imprevistos durante la celebración

La planificación es fundamental en las bodas, y en este caso, es necesario que las damas sepan con días de antelación cuáles son exactamente sus cometidos.

En caso de que haya alguna dificultad o imprevisto cuando llegue el momento, será de gran ayuda que la finca o restaurante para bodas elegido por los novios para la celebración esté especializado en este tipo de eventos.

En Palacio de Galápagos, ayudamos a las parejas y sus damas de honor, a solventar los problemas que puedan surgir en el gran día.

Siendo posible gracias a nuestra experiencia en la celebración de bodas que nos hacen conocer de primera mano los problemas más frecuentes. Así, nuestro equipo puede ayudar a solucionarlos de forma eficaz e inmediata.

Además, las damas de honor junto con la novia pueden contactar con nosotros directamente en caso de tener alguna duda o necesitar algún recurso extra que podamos facilitarles.

¿Quieres que tus damas de honor te acompañen a visitar nuestros espacios y jardines para bodas?

Estamos en Galápagos, muy cerquita de ciudades como Madrid o Guadalajara, si quieres más información o concertar una cita, envíanos un formulario o llámanos por teléfono al 91 737 33 02.

 

Imagen: Pixabay

Fuente: El blog de una novia y Bodas.net

Deja un comentario